domingo

Relaciones disfuncionales y conductas manipulativas

Todos somos manipuladores en momentos de nuestras vidas para hacer lo que deseamos, pero hay límites cuando se convierte en el modo principal de relacionarnos con otras personas. Cuando las relaciones son disfuncionales suele ser muy difícil establecer vínculos afectivos "saludables" y son caldo de cultivo para multitud de conflictos, lo que hace que los integrantes no se sientan bien, se establezcan relaciones manipulativas, abusivas, narcisistas, en donde siempre uno gana a cambio de que otro pierda.


Todos tenemos a nuestro alrededor manipuladores cotidianos, que pasan por nuestra vida imponiéndonos su propia visión del mundo. Son personas que se aprovechan de una relación aparentemente afectiva para cubrir sus propias necesidades, sin importarles en absoluto los sentimientos de la otra persona. Cuando la manipulación es insuficiente, entonces estas personas recurren al chantaje emocional, al hacer sentir culpable a la otra persona por lo que esté sintiendo, incluso hacerle sentir miedo o vergüenza. Utilizan la amenaza o la crítica. También existe la agresión verbal, cuando las cosas ya escapan del control del manipulador, entonces comienza una retaíla de acusaciones verbales en las que ni siquiera deja hablar al otro. E incluso, la agresión física.

La base de estas personas en muchos casos es la propia inseguridad. El control que ejercen sobre los otros, les da el poder y la seguridad que necesitan. Suelen emplear técnicas basadas en la agresividad activa o pasiva y hay carencia de conductas asertivas, son incapaces de ponerse en el lugar y los sentimientos del otro porque siguen pendientes de sus propias necesidades. Al principio suelen ser sutiles para conseguir que los demás hagan lo que ellos quieran, pero si estas técnicas no dan resultado, llegan a ser cada vez más agresivos.

Suele ser difícil detectarlo en un primer momento. Uno puede notar que se siente culpable a menudo estando con ellos, que hace cosas que la otra persona quiere por miedo, puede tener incluso molestias físicas, ansiedad o ataques de pánico, pero tal vez no descubre que está renunciando a sus valores o principios para satisfacer a la otra persona.

Una persona intenta manipularnos cuando nos sugiere o nos dice "lo que tenemos que hacer" a cambio de algo que cubra sus propias necesidades, a cambio de un beneficio para sí mismo quizá más grande que el beneficio que nos resulta a nosotros. Nunca se da a cambio de nada. Hay condiciones como en los pactos o negociaciones. Puras transacciones emotivas. La persona manipulada suele percibir miedo, obligación a hacer algo que en el fondo no quiere hacer, amenaza, incapacidad de decir "NO" o poner límites a otros, porque el manipulador se encarga de que se sienta culpable de hacerlo y le genera esa incapacidad.

Si hacemos algo en contra de nuestra voluntad, de nuestros valores, propósito, metas, lo que sea, es que estamos siendo manipulados. Analicemos lo que sentimos cuando estamos con una persona y repetidamente en la relación con esta persona: ¿miedo?¿culpa?¿inseguridad?¿vergüenza?¿incapacidad de ser uno mismo y dar una opinión propia?¿repulsión?¿ganas de huir de la situación?¿no querer enfrentar un encuentro personal con estas personas?. Una relación normal no debe producir emociones negativas constantes. ¿Te da la sensación de que estás haciendo algo contra ti mismo/a? Una persona no hace nada en contra de sí mismo si no se ve obligado a ello, si no está muy presionado a hacerlo. Como expertos, dan justo en el punto donde saben que más daño hacen. Como una patada en el estómago que te deja sin respiración dejándote literalmente bloqueado, lo que hace que al final se haga lo que ellos quieren. Muchas personas hacen esto por no entrar en conflicto o porque no hay forma de hacerse entender y respetar por la otra persona.

Es normal que este tipo de personas:
- Culpabilicen.- Hacen ver a la persona que la culpa de todo es suya.
- Amenacen.- Si no hace lo que ellos quieren, sufrirá consecuencias negativas.
- Critiquen.- Lo normal es dejarlas en ridículo siempre que pueden, con la sonrisa en la boca, y en persona en los casos de tenerla a tiro y sin defensión. Pueden llegar a la difamación también, incluso inventando aspectos o situaciones negativas de la otra persona. Pueden anular a la otra persona no teniendo en cuenta sus opiniones ni sentimientos, diciéndole incluso que no tiene derecho a tenerlos o que están impuestas por otros que la están manipulando (es curioso como los manipuladores hacen creer a otros que hay otra persona que los está manipulando cada vez que intenta expresarse por ella misma).
- Adivinan.- Saben perfectamente lo que es mejor para los demás, toman incluso decisiones por otros bajo la excusa de que es "por su propio bien" o "basadas en su propia experiencia de la vida" o incluso a su edad. Saben lo que "está bien y está mal". Se creen con derecho a decir a los demás cómo deben vivir su vida, a qué personas elegir, qué tipo de relaciones establecer, qué decir y qué hacer, incluso cómo vestir, etc. Usan reglas generales del "bien y el mal", de lo "correcto e incorrecto" y exigen que los demás las cumplan en su presencia.
- Son los únicos poseedores de la verdad. No validan otras opiniones.
- Suelen ser amables y estar disfrazados en pieles de corderos mansos, incluso aparentando ser las personas totalmente opuestas a como son en realidad.
- Culpan a los demás de sus problemas y les obligan a resolverlos en base a esa misma culpabilidad.
- No saben conversar: imponen o callan.
- Son víctimas de todos y de todo. No existe responsabilidad en sus acciones con los demás. Siempre están justificadas.
- No aceptan un "NO" por respuesta. No admiten réplica en nada de lo que digan.
- Si una conversación no les conviene, le dan la vuelta, cambian de tema o incluso llegan a cortar o colgar el teléfono. Sólo están dispuestos a hablar de lo que concierne a sus propios intereses y necesidades. Sólo hay un único camino hacia la verdad y es el suyo, si se les contradice, se enojarán.

Otro aspecto son los individuos de personalidad narcisista, los cuales:
- Creen que son mejores que los demás.
- Se creen poderosos, triunfadores, con mucha influencia. Amenazan con utilizarla.
- Siempre hablan de sus triunfos y talentos. Les cuesta reconocer méritos en otros.
- Esperan ser elogiados continuamente, siendo los demás los que acudan a ellos. Demandan un trato preferencial. Necesidad de ser el centro de atención.
- Se creen personas muy especiales, y los religiosos, se creen personas "elegidas" por Dios (personas modelo y ejemplo).
- No contemplan las emociones y sentimientos de la otra persona. Tienen bastante con satisfacer sus propias necesidades.
- Quieren que otros piensen como ellos. Se creen poseedores de la verdad.
- Saben cómo tomar ventaja sobre otros.
- Se ven superiores a los demás y critican a los que están poder debajo de ellos. Establecen relaciones de poder y de control. Enorme facilidad para descalificar a los que les contradicen.
- Sienten celos y envidia de otros. Creen que otros están celosos o envidiosos de ellos.
- Crean conflicto en sus relaciones.
- Aparentan ser muy fuertes pero son heridos si se sienten rechazados. Reaccionan con ira ante las críticas, tratando incluso de destruir o infravalorar a la persona que se ha atrevido a hacerlo.
- No saben lo que es una disculpa.
- No aceptan el error.
- Necesidad de controlar y controlar todo aquello que les de control.
- Total falta de empatía y asertividad.
- Muestran desdén y llegan a la agresividad o abuso activa o pasiva si no se sienten satisfechos en sus necesidades, llegando incluso a amenazas de retirar todo aquello que mantiene a la otra persona en una relación con ellos (amor, dinero, trabajo, etc).
- Niegan tener cualquier tipo de problema, incluso en terapia. Estas personas están perfectamente y no les ocurre nada. La culpa o el problema está en los demás.
- Fantasean con el futuro que ellos quieren, llegando a organizar la vida de los demás para construirlo. No tienen en cuenta lo que los demás deseen, si hay una relación de poder, se ven con el derecho de tomar decisiones y organizar a otros.
- Establecen relaciones condicionales, el poder sobre otros les hace exigir algo siempre a cambio.

En hijos educados dentro de familias disfuncionales, la persona-niño no ha satisfecho sus necesidades emocionales porque sus padres no estuvieron atentos a satisfacerlas. En lugar de eso, la persona-niño se convierte en un espejo que refleja las propias necesidades de sus padres y esperan que éste reaccione ante ellas sintiéndose a su vez defectuoso, equivocado o digno de ser culpado cuando se orienta a analizar cuáles son sus propias necesidades, sobre todo, ya en la edad adulta. Es decir, el niño, para sobrevivir, aprender a adaptarse y dejar sus necesidades a un lado, dando prioridad a la de sus padres y por ende, a la de otros en un futuro. La persona-niño nunca es independiente a los ojos de sus padres y se convierte en una extensión de ellos y por supuesto la aprobación del niño vendrá supeditada a la forma en que cubra las necesidades de sus padres, no a méritos propios, que nunca van a ser elogiados si no han sido bajo la determinación y aceptación de los padres.

Por tanto, la persona-niño carece de derechos, sus sentimientos no son tomados en consideración, no hay privacidad, no hay consensos ni decisiones conjuntas. No ha escuchado mensajes como: "vales mucho", "eres muy inteligente", "estás haciendo un buen trabajo", "gracias mi amor", "agradezco mucho tu ayuda"... Debido a ello, se convierten en adultos con baja autoestima, buscando siempre la aprobación de los demás para estar mejor consigo mismos, estando dispuestos a seguir haciendo cualquier cosa a cambio.

La ventaja en la edad adulta, la persona-adulto, es que dejamos de ser la persona-niño y nosotros sí podemos cambiar y recuperar nuestra identidad perdida. Es una vía incómoda pues nos hace enfrentarnos con nuestro pasado, que resulta doloroso, pero es la unica que nos ayuda a abandonar esa cárcel invisible y empezar a conocernos y a respetarnos en nuestros propios sentimientos y necesidades. Es decir, todo aquello que nos provoque emociones negativas, molestias y malestares, todo lo que puede considerarse tóxico y dañino para nuestra salud mental, ya no tenemos por qué perpetuarlo. En ese momento, dejaremos de ser víctimas para hacernos responsables de nosotros mismos. Nosotros decidimos al fin y al cabo lo que más nos conviene, sabemos lo que nos hace sentir bien y sólo seremos capaces de permitirnos cometer errores cuando somos nosotros los que hemos decidido, de ellos aprenderemos, pero si son errores por decisiones de otros, entonces encima hay un sentimiento de culpa e incapacidad.

Una persona-adulto en estas circunstancias no sabe decir NO, no sabe que tiene derecho a limitar lo que quiere hacer para sí mismo y para los demás, no sabe que no tiene por qué estar física y emocionalmente disponible para cualquiera en cualquier momento, no sabe que puede opinar distinto o discriminar una opinión que le pueda parecer descabellada o que atenta en su contra, no sabe qué hacer con sus sentimientos porque durante mucho tiempo ha aprendido a vivir escondiéndolos.

Muchas veces me hago la pregunta, ¿es posible perdonar?¿es posible la reconciliación?

Principalmente perdonar es poder liberar tensiones y cargas negativas de uno mismo y del sentimiento de culpa hacia el otro, además de reconocer su fragilidad y buscar una razón para un comportamiento concreto. La reconciliación con este tipo de personas sería posible si reconocieran igualmente sus errores y cambiaran de forma que viéramos que ya no estarían dispuestas a hacerlo, de forma que nuestras emociones negativas al estar con ellos, se fueran transformando en positivas. Se exigiría un gran esfuerzo mutuo que en la mayoría de los casos desgraciadamente no se da.

¿Se puede establecer un "pacto de silencio" donde no se olvide pero no se mencione un pasado? ¿Se puede buscar una vía terapeútica? ¿Se puede conseguir una reunión con terceros donde fijar los límites? ¿Hay una forma de distanciarse a nivel emocional? ¿Hay forma de mantener una relación superficial? ¿Hay algún manual de supervivencia a la manipulación? ¿Hay una forma de alejarse para sanarse?

Cada uno en sus circunstancias encontrará sus propias respuesta y lo mejor que considere para su propia estabilidad emocional.

Para escribir este artículo me he basado en varias fuentes escritas encontradas en diversos websites, de la rama psicológica, a modo de artículos y trabajos sobre el tema. 

Ver también:
http://www.scribd.com/doc/29288295/Como-Reconocer-y-Enfrentar-el-Abuso-Emocional
http://abuso-emocional.blogspot.com/2009/10/padres-abusivos.html

aaa

12 comentarios:

  1. Anónimo9:56 p. m.

    Podria agregar a esta explicacion que un ser manipulativo nunca se alegra con tu superacion personal porque de esa forma pierden el control sobre tu vida. Cuando vives un exito tratan de menospreciarlo o que tu rehuses de ese exito, para seguir manipulandote a favor de el.
    Otra caracteristica es,que si alguna vez te dan un consejo, lo haran de modo que lo que hagas, los favoresca. Por lo tanto,si estas decidiendo algo y necesitas una ayuda para tomar la decision,nunca busques del manipulador.
    Por ultimo, te acusan de que los haces quedar mal delante de otros con tus comentarios,te trata de chismosa/o o que siempre estas divulgando cosas, pero en realidad es que tienen cola de paja y temor de que hables lo que realmente ellos son, o sea, que digas la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona por estar tiempo alejada del blog y escribirte ahora una respuesta que espero no sea demasiado tarde. Realmente es cierto lo que dices, eso pienso que viene de su propia inseguridad. Estas personas sufren de alguna manera porque necesitan "alimentarse" de otros. Lo importante es saber poner nuestros propios límites, respetarnos, mantenernos..y si es imposible, alejarnos exponiendo que lo hacemos por nosotros, no por ellos. No nos alejemos de nuestro centro nunca. Si llega una situación que rechazas, haz lo posible para salir de ella y comunicalo con el manipulador. Es un trabajo constante y requiere mucha práctica, pero es como el método de disco rallado, hay que insistir. Ánimo!

      Eliminar
  2. Anónimo2:36 p. m.

    Cuando esa persona manipulativa ademas es tu hermana mayor y pa colmo has vivido idolatrandola media Vida..lo q queda de ti son pequenos restos.
    Es muy doloroso y costoso reconstruirse y aprender a relacionarse de forma saludable, pero merece la Pena...
    Amino a todas aquellas personas q un dia dijeron NO, para apostar Por una Vida mas feliz, porque a pesar de q no lo sentimos...estamos aprendiendo a saber que merecemos ser felices..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona por estar tiempo alejada del blog y escribirte ahora que espero que no sea demasiado tarde. Las personas son como son y es un error pensar que van a cambiar y encima para hacernos más felices a nosotros. Las personas no cambian si ellas no quieren cambiar. Si has pasado a tener en tu prisma a ti misma en lugar de a tu hermana, te doy mi enhorabuena y si encima os relacionais de forma saludable, mucho mejor, aunque no siempre se dan estos casos. Son dos grandes logros que merecen un reconocimiento! Gracias por compartirlo!

      Eliminar
  3. Hola. Muy buenos comentarios. Muchas gracias por aportar.

    ResponderEliminar
  4. Es posible que el manipulador este inconsiente de su proceder?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo está totalmente a veces, otras so planificadas con una perfección perfecta .
      Necesitan de víctimas para sobrevivir..........

      Eliminar
    2. Hola. Personalmente creo que un hecho no se puede categorizar de "maldad" sino de "ignorancia". Pasado ya el tiempo de escribir este artículo, puedo creer que todo, absolutamente todo, es según el prisma desde donde se mire y muchas veces se parte de la ignorancia del gran dolor que se puede causar a otro, es decir, de forma inconsciente, y otras, si realmente se es consciente, entonces es como un enganche fuerte y poderoso por la propia inseguridad del manipulador y falta de autoestima del manipulado. Es una relación tóxica donde ambos permiten, se nutren emocionalmente del otro desde sus propias carencias como fundamento.

      Eliminar
  5. Anónimo7:37 p. m.

    Buenas, a veces siento que mi pareja es manipuladora, pero también veo cosas buenas en él, por eso sigo estando con él, pero lo que más me llama la atención es cuando él se comporta en conflicto conmigo y luego me dice de salir, como si nada hubiera pasado, entonces logra que la salida no sea buena y que yo no pueda ser como soy realmente, y esto provoca que la relación no sea buena, está siempre cargada de tensión y de inseguridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7:50 p. m.

      Hola, cuando una relación es conflictiva, porque seguir engañandonos?. Llevo 25 años casada con un hombre q en su momento fue manipulador, me case con 15 años y el tenía 22. Hizo conmigo todo lo q quiso, me engañaba, me anuló como persona, me decía lo q me tenía q poner, era celoso, no me dejaba trabajar,encima hablaba de mi mal y cuando yo me enfadaba hacia como si no pasaba nada, cambiaba totalmente a oso amoroso. Con el tiempo cambiaron las tornas, hace unos años me fui con el a trabajar y empeze a ver cosas q no me gustaban, los celos se apoderaron de mi, y no podía reprimirlos delante de la gente, entonces la gente empezó a verme mal y yo me encerre en mi casa. No quería salir, todo lo veía negro me lamentaba de q la gente me hubiera visto así, tenía miedo a todo.
      Entonces fue cuando empezó a salir lo q mi interior llevaba diciéndome desde hacía mucho tiempo...
      Hablé con el le dije q no sentía lo mismo por el, q no lo amaba, lo q quedaba en mi era solo cariño por los años juntos y porque era el padre de mis hijos. Le dije q lo mejor sería dejarlo un tiempo, el se derrumbó, siempre salía q con la situación por la q estábamos pasando ( mala situación económica) no era momento, q lo intentaremos de nuevo, q si iva a cambiar...etc.
      Yo me sentía culpable de todo cuando lo veía mal, y seguíamos con el mismo sufrimiento.
      Me lleve dos años encerrada en mi casa, constantemente teníamos discusiones y cuando no discutiamos yo estaba ausente.
      El iba y venía de trabajar, cada vez se llevaba más tiempo fuera. Empeze a ver cambios en el q no me gustaba. Cambios sospechosos, entonces empeze con celos otra vez, y decidí después de un tiempo asi dejarlo... Me decía q si quería ir a un psicólogo para q me ayudará, q el aria lo q fuera por mi. Entonces fue q gracias a ella, el me contó q me había sido infiel 2 veces hacia 20 años... Pero q el no lo veía como una infidelidad.! No se si pensará q eso a suscrito!
      El se negaba rotundamente incluso me llego a dar un empujón delante de mis hijos porque le dije q me iba de mi casa.

      Al final después de q mis hijos hablarán con el, decidió irse el...
      Pero se fue, si, pero siguió llamándome, me mandaba mensajes, y volví a caer en sus redes.
      Pero lo bueno duro poco, entonces nos decidimos a ir a terapia de pareja, cuando le contamos a la psicologa nos dijo q de terapia de pareja nada.
      A día de hoy, estamos separados el se ha ido por consejo de la psicologa, pero he tenido q ser yo la q le pusiera la maleta en la puerta por q si no se iba.
      Intenta todo para verme, me sigue hablando por teléfono o por mensaje.
      Yo estoy muy baja de autoestima, tengo miedo hasta incluso a trabajar pero se q tengo q ser fuerte y luchar, acabar con esto de una vez por todas porque se q el no consiente q se acabe.
      En fin q el resultado es q para q sufrir con una relación q es tóxica.
      Toda persona q se sienta en algo identificada con mi caso, no lo pienses y sal inmediatamente de ahí.

      Besos y perdonar por el libro de mi vida.

      Eliminar
    2. Hola. Me quedo con lo que dices al principìo..también veo cosas buenas en él. Evidentemente todo tiene un lado positivo y un lado negativo, todo y todo es como nosotros lo vemos, porque si le preguntas a él, quizá no actúa contigo de forma manipulativa. Te invito a observar qué te pasa a ti con esto, con una conducta de él, qué te mueve, ve al cuerpo como primer avisador y luego profundiza en la emoción que hay detrás, qué parte de ti está vulnerable, hablas de inseguridad, por lo que te invito a revisar esa inseguridad.

      Eliminar
    3. El corazón no miente ni se equivoca, cuando uno decide que es el momento de terminar y salir de una relación tóxica, es el momento. Ahora bien, se necesita valentía para tomar la decisión y firmeza para mantenerla, se requiere de atención y cuidado a uno mismo para ordenar la autoestima que, sin duda, se ve afectada, y una gran dosis de Amor y Bondad, empezando por uno mismo, para que el sentimiento de la culpa no llegue a ser más grande de lo que ya la hacemos. Salir de una relación tóxica es vivir un proceso de duelo, donde hay un espacio vacío que llenar y algo roto que recomponer, y eso requiere tiempo, paciencia y bondad, mucha bondad. Y después, en la calma, ver qué enseñanza me trae esa relación, que he aprendido, sobre todo de mí. Y, aunque parezca increible, sacar aspectos positivos e algo negativo.

      Eliminar

Comparte tus cambios y experiencias,si quieres.Si te sientes más cómodo/a, puedes compartir de forma anónima o mejor,puedes identificarte como quieras (yo, por ejemplo,me defino actualmente como "un ser comprometido").