domingo

Quinto paso.- Ama a tu niño interior.

Todos llevamos nuestro niño interior.. Generalmente la niñez es un estado totalmente presente, en el aquí y ahora. Fíjemonos en los niños que podemos encontrar a nuestro alrededor, por lo general, excepto en situaciones extremas y desesperadas, un niño disfruta, ríe, juega, comparte, aprende, observa, curiosea, intenta, se reta, olvida fácilmente un problema puntual y pasa a otra cosa, vive con plenitud cada momento, es feliz...


Ese niño todavía lo llevamos dentro, ¡porque somos nosotros mismos! Sólo nosotros sabemos dónde se encuentra ahora.

Podemos poner todas las excusas que se nos ocurran.... pero ese niño que tiene el poder de disfrutar plenamente de cada momento de la vida lo seguimos llevando dentro. Es cierto que a medida que vamos creciendo, nos vamos llenando de "capas", algunas propias de poder ser responsable, libre, adulto e independiente, pero otras en cambio han sido barreras y limitaciones por mucho tiempo, que nos repetimos una y otra vez: "no vales", "no lo mereces", "no sirves", "eres tímido", "todo lo haces mal"...

¿Imaginamos a un niño que se repita esto constantemente en su primera caída cuando intenta dar sus primeros pasos?? ¡¡No habríamos aprendido a andar NUNCA!! Es más, lo mejor de aprender a andar antes casi que hablar y comprender, es que si alguien tuvo unos padres demasiado rígidos y críticos que no aceptaran que su bebé se cayera en sus primeros pasos, por mucho que pudieran decirle a ese bebé, el bebé seguía su instinto sin reconocer lo que estaba escuchando de fuera, ¡¡¡afortunadamente!!!

Empecemos a trabajar entonces para recuperar las facetas de nuestra niñez que nos benefician para llevar una vida más plena y feliz, la llamada "calidad de vida". Lo tenemos dentro, no hay nada de fuera, debemos investigarlo cada uno por nosotros mismos.

- Los NOES no eran propios de ti.. ¿Puedes empezar a quitártelos de en medio? Te caías y volvías a intentarlo, tú no te decías que eras un torpe o tímido o incapaz, si acaso tu entorno por un mal concepto de educación o por propia inseguridad de ellos mismos a lo que necesitaban regocijarse en algún fallo que veían en alguien que no fuera ellos... NO eras tú, esas etiquetas no eran tuyas, eran impuestas por otros, que te las has ido creyendo a lo largo del tiempo..."yo soy tímida"... ¿quizá tus padres dijeron eso de ti al vecino porque no te apetecía contestarle? "es que como es tímida....." etiquetas... que no sirven para nada ni forman parte de nuestra esencia.

- Empieza a rebobinar pues y empezar a decirte la persona maravillosa que eres, acuérdate de niño, coge todo ese potencial, rescátalo, sácalo de nuevo a la luz, esta vez sin etiquetas de nadie, esta vez TÚ eliges y decides empezar a conocerte a través de ti mismo, no de otros, dile a ese niño que le quieres, que es maravilloso, que ha llegado hasta hoy en día a pesar de las muchas etiquetas que le hubieran puesto, que te mereces todo lo bueno, que vales, que eres capaz, que sigues siendo curioso, que sigues queriendo aprender, retarte, mejorar, que te das la oportunidad de caerte y levantarte sin juzgarte, que ya lo hacías de niño y lo lograste.

- Vuelve a recuperar la pasión por la vida. Nada más nacemos, lo primero que se activa es el sentido de nuestra propia supervivencia. Hay recién nacidos que son muy fuertes en este sentido, ¿qué les mueve?.-

- Retoma aquello que te apasiona. ¿Qué te apasionaba de pequeño? ¡Mira tus fotografías de nuevo! ¿Qué hacías?¿Con qué jugabas?¿Con qué recuerdas pasar el tiempo ensimismado y emocionado?. Busca tiempo para averiguarlo y busca tiempo para volver a practicarlo, sea lo que sea. Todos de pequeños hemos hecho algo muy bien, a todos se nos daba bien alguna cosa, y puede que nos lo reconocieran o puede que no. Esa es nuestra esencia, nuestro talento innato.

Busquemos pues e integremos ese niño en el adulto de ahora, recuperándolo, reconciliándonos, abrazándolo y dándole todo nuestro amor y respeto que se merece, siguiendo nuestra más pura esencia e instinto que nos ha guiado desde nuestros principios.

Te dejo una meditación que te puede ayudar a contactar con tu niño interior y curar las heridas...




Si quieres, puedes tomar contacto conmigo y lo comentamos.
compartiendocambios@gmail.com
aaaa

2 comentarios:

  1. Anónimo10:39 p. m.

    Mejor pide sugerencia a tu apadrinamiento para que escribas un cuarto paso sobre un tema específico: tu infancia desde que tengas uso de razón, hasta los 12 años. Te va funcionar mejor.

    ResponderEliminar

Comparte tus cambios y experiencias,si quieres.Si te sientes más cómodo/a, puedes compartir de forma anónima o mejor,puedes identificarte como quieras (yo, por ejemplo,me defino actualmente como "un ser comprometido").